//Espanhol (¿Qué nos dejó el 11 de septiembre del 2001?)

Espanhol (¿Qué nos dejó el 11 de septiembre del 2001?)

Olá!

Este ano (2018) fez 17 anos que aconteceu, no dia 11 de setembro, o atentado nos Estados Unidos.

Para treinamento de leitura e tradução, temos um texto com visão cubana sobre esse episódio.

Boa leitura.

Prof. Adinoél

[Você pode baixar o arquivo em PDF ao final deste artigo.]


TEXTO

¿Qué nos dejó el 11 de septiembre del 2001?

Duelen todavía aquellas imágenes ante las que el mundo se paralizaría el martes 11 de septiembre del 2001 mientras se desplomaban las torres que desatarían una estela de guerras que –a la luz de hoy– parecen no acabar.

En los días posteriores, el presidente norteamericano  George W. Bush  repetía una y otra vez que «esta cruzada contra el terrorismo» llevaría tiempo, anunciando así el llamado «nuevo tipo de guerra», una «guerra total» y «sin límite», que definiría situaciones, conflictos, intervenciones militares, nuevas amenazas contra Estados, coaliciones de Estados y todo cuanto se erigiera como «enemigo», una abstracción nombrada «el mal», bajo la justificación de la seguridad nacional y la salvaguarda de los derechos de quienes hacen de estos conflictos y de sus consecuencias, un negocio.

Muchas han sido las formas con las que se ha intentado enmascarar cada conflicto desatado, financiado o apoyado desde Norteamérica, en la que los medios de comunicación han sido la punta del iceberg, jugando de forma permanente con la mente y los sentimientos de millones en el mundo, especialmente el propio pueblo norteamericano.

Desde el punto de vista legal, se ­realzó la USA Patriot Act, o Acta Patriótica, que reforzaría el principio de emergencia permanente de un Estado que, a su vez, suspendía las limitaciones constitucionales que hasta el 2001 imponía a la Constitución para la lucha contra el terrorismo, resurgiendo prácticas como la tortura –siempre que se realizara fuera de territorio estadounidense– y creándose un departamento al máximo nivel reconocido como Seguridad Interna o Seguridad Nacional, aunque en realidad se presentara como el Departamento de Seguridad de la Patria.

Según un informe del proyecto Costs of War, de la Universidad de Brown, Estados Unidos ha gastado en guerras desde el 2001 unos ocho billones de dólares y tendrá que pagar otros tantos en intereses durante las próximas décadas. Aunque pasa el tiempo, siguen latentes y bien vivas las apetencias de guerra; recordemos que para el año 2019, Donald Trump ha aprobado un presupuesto récord de 716 000 millones de dólares para la «Defensa».

Ojalá recordar ese día y sus consecuencias posteriores, nos permita reflexionar y preguntarnos una y otra vez: ¿Tendrán precio las vidas de cientos de miles de víctimas inocentes de tantos conflictos desatados después del 11 de septiembre del 2001 y que parecen aún no tener fin?

Fonte: http://www.granma.cu/mundo/2018-09-10/que-nos-dejo-el-11-de-septiembre-del-2001-10-09-2018-21-09-59

 

TRADUÇÃO LIVRE

¿Qué nos dejó el 11 de septiembre del 2001?

O que nos deixou 11 de setembro de 2001?

 

Duelen todavía aquellas imágenes ante las que el mundo se paralizaría el martes 11 de septiembre del 2001 mientras se desplomaban las torres que desatarían una estela de guerras que –a la luz de hoy– parecen no acabar.

Doem ainda aquelas imagens diante das quais o mundo se paralisaria, na terça-feira, 11 de setembro de 2001, enquanto desabavam as torres que desatariam um rastro de guerras que -à luz de hoje- parecem não acabar.

 

En los días posteriores, el presidente norteamericano George W. Bush repetía una y otra vez que «esta cruzada contra el terrorismo» llevaría tiempo, anunciando así el llamado «nuevo tipo de guerra», una «guerra total» y «sin límite», que definiría situaciones, conflictos, intervenciones militares, nuevas amenazas contra Estados, coaliciones de Estados y todo cuanto se erigiera como «enemigo», una abstracción nombrada «el mal», bajo la justificación de la seguridad nacional y la salvaguarda de los derechos de quienes hacen de estos conflictos y de sus consecuencias, un negocio.

Nos dias posteriores, o presidente norte-americano George W. Busch repetia uma e outra vez que “esta cruzada contra o terrorismo” levaria tempo, anunciando assim o chamado “novo tipo de guerra, uma “guerra total” e “sem limite”, que definiria soluções, conflitos, intervenções militares, novas ameaças contra Estados, coalizões de Estados e tudo quanto se erigisse como “inimigo”, uma abstração chamado “o mal”, sob a justificativa da segurança nacional e a salvaguarda dos direitos de quem faz destes conflitos e de suas consequências, um negócio.

 

Muchas han sido las formas con las que se ha intentado enmascarar cada conflicto desatado, financiado o apoyado desde Norteamérica, en la que los medios de comunicación han sido la punta del iceberg, jugando de forma permanente con la mente y los sentimientos de millones en el mundo, especialmente el propio pueblo norteamericano.

Muitas hão sido as formas com as quais se há tentado mascarar cada conflito desatado, financiado ou apoiado desde os Estados Unidos, em que os meios de comunicação hão sido a ponta do iceberg, jogando de forma permanente com a mente e com os sentimentos de milhões (de pessoas) no mundo, especialmente o próprio povo norte-americano.

 

Desde el punto de vista legal, se realzó la USA Patriot Act, o Acta Patriótica, que reforzaría el principio de emergencia permanente de un Estado que, a su vez, suspendía las limitaciones constitucionales que hasta el 2001 imponía a la Constitución para la lucha contra el terrorismo, resurgiendo prácticas como la tortura –siempre que se realizara fuera de territorio estadounidense– y creándose un departamento al máximo nivel reconocido como Seguridad Interna o Seguridad Nacional, aunque en realidad se presentara como el Departamento de Seguridad de la Patria.

Desde o ponto de vista legal, se realçou a (lei) USA Patriot Act, ou Lei Patriótica, que reforçaria o princípio de emergência permanente de um Estado que, por sua vez, suspendia as limitações constitucionais que até 2001 eram impostas pela Constituição para a luta contra o terrorismo, ressurgindo práticas como a tortura -sempre que se realizasse fora do território americano- e criando um departamento de máximo nível conhecido como Segurança Interna ou Segurança Nacional, embora na realidade se apresentasse como o Departamento de Segurança da Pátria.

 

Según un informe del proyecto Costs of War, de la Universidad de Brown, Estados Unidos ha gastado en guerras desde el 2001 unos ocho billones de dólares y tendrá que pagar otros tantos en intereses durante las próximas décadas. Aunque pasa el tiempo, siguen latentes y bien vivas las apetencias de guerra; recordemos que para el año 2019, Donald Trump ha aprobado un presupuesto récord de 716 000 millones de dólares para la «Defensa».

Segundo um informe do projeto Costs of War, da Universidade de Brown, os Estados Unidos hão gastado em guerras desde 2001 aproximadamente oito trilhões de dólares e terão que pagar outros tantos em juros durante as próximas décadas. Embora passe o tempo, seguem latentes e bem vivas os desejos de guerra; recordemos que para o ano de 2019, Donald Trump há aprovado um orçamento recorde de 716 bilhões de dólares para a “Defesa”.

 

Ojalá recordar ese día y sus consecuencias posteriores, nos permita reflexionar y preguntarnos una y otra vez: ¿Tendrán precio las vidas de cientos de miles de víctimas inocentes de tantos conflictos desatados después del 11 de septiembre del 2001 y que parecen aún no tener fin?

Oxalá recordar esse dia e suas consequências posteriores, nos permita refletir e nos perguntar uma e outra vez: Terão preços as vidas de centenas de milhares de vítimas inocentes de tantos conflitos desatados depois de 11 de setembro de 2001 e que parecem ainda não ter fim?

Baixar em PDF